domingo, 23 de diciembre de 2012

Ser feliz


Cuando termina un año y comienza otro, la gente tiene la costumbre de hacer una lista de resoluciones, es decir, una lista de objetivos que se quieren alcanzar en el año nuevo.

Yo no soy la excepción y todos los diciembres/eneros redacto en la última hoja de mi agenda, la lista de cosas que me he propuesto para el año que comienza.

Pero este año no quiero hacer una lista detallada de actividades a cumplir. Este año tengo una sola “new year resolution”: ser más feliz.

Me di cuenta que de nada sirve tener todos los títulos universitarios del mundo, conseguir tal o cual trabajo, casarse, tener hijos, conocer el mundo, o lo que sea, si no se disfruta la vida y se la transita con felicidad.

Siempre he definido a la felicidad en términos muy puntuales y terrenales: “cuando me reciba voy a ser feliz”, “cuando me case voy a ser feliz”, “cuando me vaya de viaje voy a ser feliz”. Lo cierto es que todos esos momentos de mi vida llegan, pero la felicidad no es como me la imagino.

Vivimos pensando que tenemos que vencer nuestros obstáculos y falencias para ser felices. Creemos que la vida de los demás es más fácil que la nuestra.

No sé si les pasa, pero a veces voy caminando por la calle, miro a la gente e imagino que no tienen problemas y que son re felices. Pensamos que los demás son más felices que nosotros.

La realidad es que todos, pero todos, tenemos problemas. Por más que muchos aparenten vivir una vida libre de preocupaciones y responsabilidades, les aseguro que también tienen sus temas.

No hay que esperar a que se solucionen los problemas para ser felices. En eso consiste el desafío, en tratar de ser felices en el día a día, aunque las cosas no sean perfectas.

Es todo cuestión de energía. Hay personas que tienen buena actitud y están siembre de buen humor. Esas personas son, en general, las más queridas por la gente. Son optimistas, agradables, disfrutan de la vida y no tienen prejuicios. Mi personalidad, neurótica y controladora me va a hacer difícil alcanzar esa mentalidad, pero estoy dispuesta a intentarlo.

Este es mi único objetivo 2013: disfrutar más, maquinarme menos, en definitiva, ser más feliz. 

6 comentarios:

  1. Excelente post! Mi madre trataba de inculcarme lo mismo que decís, ya que yo siempre 'me ahogo en un vaso de agua' Me hizo muy bien leerte hoy y ese también es mi objetivó. Muchas Felicidades!
    Marcela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Marcela.

      Qué lindo es saber que mi post te ayudó! Esto de ser feliz en el día a día es algo que mi marido siempre trata de hacerme entender cuando estoy preocupada y enredada en mis problemas.

      Ojalá vos, yo y todos logremos tener paz y alegría en nuestra vida cotidiana. Feliz Navidad!

      Eliminar
  2. La vida es ahora. Es la concatenación de pequeños momentos del día a día. Los objetivos nos marcan la dirección en la que queremos ir (recibirse, obtener un trabajo, ganar un premio, casarse), pero la felicidad está en saber disfrutar del camino. Muy buen post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Urbano, gracias por enseñarme esta lección tan importante. Vos inspiraste este post.

      Eliminar
  3. felicidades, Ceci! Ojalá que en 2013 logres el gran objetivo de ser más feliz. Un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cat!! Feliz 2013 para vos también!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...