martes, 15 de febrero de 2011

Cuando se pierde el glamour


A todas nos gusta sentirnos sexys y femeninas, pero admitámoslo, a veces el trabajo y la rutina nos juegan en contra.

Muchas de mis amigas que viven con sus novios o maridos, me cuentan que llegan tan cansadas a sus casas, que no tienen energía para nada más que ponerse el pijama y meterse en la cama. De más está decir que si ni se sacan la pintura de la cara, menos aún tienen algún tipo de contacto pasional con sus parejas.

Con el correr del tiempo, estas licencias de cansancio devienen en un hábito difícil de revertir, y nosotras nos transformamos en la anti-diva. La mujer dejada que no se arregla porque NO TIENE TIEMPO.

No es por sermonear a nadie, pero esto no está bien.

Yo entiendo lo agobiantes que pueden ser las obligaciones diarias. Van a haber días en los que una sólo quiere llegar a su cama. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado de que no pasé de una práctica excepcional.

Un baño relajante con sales y espuma puede lavarte el día del cuerpo y ayudar a resaltar tu feminidad. En lugar de ponerte una pijama viejo, ponete alguno de seda. Perfúmate antes de entrar a la cama. Date un masaje con crema hidratante. Hay muchos rituales que relajan y te hacen linda al mismo tiempo. El estrés no es excusa.

Obvio que nadie está vestido de gala las 24 horas, no es eso lo que estoy sugiriendo. Sólo reivindico que no perdamos la actitud ni la costumbre de ser mujer.

1 comentarios:

  1. jajaja
    buen consejo ..y lo mas importante :A NO OLVIDARLO!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...